Escritura creativa: Ligereza

 

Benjamín López-Hidalgo escribe enfrentando dos eventos que disfruta como pocos, pero que muchos replican: la experiencia y la lectura. Esta sucesión de poemas (organizados como una trilogía) da muestra de su eficacia al momento de fusionar los focos del vivir y leer en demasía, construir imágenes y delimitar los no-límites de esta no-realidad en la que él no-reside, pero en donde le fascina transitar. El año 2015 fue becario de la Fundación Pablo Neruda participando del taller de poesía desarrollado en La Sebastiana, Valparaíso. Evita afeitar su barba, la que recuerda con su color anaranjado a esa coloración que toma su ventana (tanto la de Viña del Mar como la de San Felipe) cuando el sol pega sutilmente y con bastante gracia, como Benjamín al balón de fútbol.

 
Poema

Se creó primero el encierro que la puerta
se afilaron las uñas de los dedos
para por fin sacarle la miga
enhebrarlo en lo agudo
el poema es una ecuación entre perseguidor y perseguido
difuminación de ripios hasta el silencio
lo amarran de brazos y piernas
y solo ahí existe
como dos espejos de frente
reflejándose por vez primera.

 


Pegada a nuestra espalda nuestra tumba

Cuatro hombres vestidos de azul toman las palas
excavan hasta hacer un hueco prudente
amarran el ataúd con unas sogas
lo bajan rápido pero cuidadosamente
devuelven la tierra donde estaba
todos lloran excepto los cuatro paleadores.

Si hubiese que ponerle nombre a la obra
se llamaría El funeral de mi abuela

El verano arde y sigo con mis pasos la sombra
espejismos se me cruzan las tumbas se derriten
los llantos como manos y cuello mojados en sudor.
Ahora te entiendo Allen       
esa visión de nuestro padre en el supermarket
y también a mí me duele la cabeza, no por la caminata a luna llena
sino por el encierro de este valle que nos quema por locura.
Miro hacia el cielo y pienso en ustedes
mis madres y padres muertos saltando al vacío
pero no estoy en un supermarket de California como tú, Allen
estoy entre valle y cordillera, rodeado de cerros
en un pueblo que no tiene colores ni hojas ni amor
sobrevivo a la presión de ser alguien
de ganar dinero con un cartón vacío
imagino  familias comprando para el mes
imagino el costo del tratamiento de mi abuela
imagino el costo del entierro de mi abuela
imagino una lluvia de billetes en el centro de San Felipe
los autos se detienen, la gente inmóvil, en shock    
por un momento el mundo se baja de su ritmo
respira, reconoce su cuerpo
se detiene y se mira a la cara
pero de inmediato vuelve la velocidad
de los autos se bajan familias completas a recoger el oro
la gente despierta y corre, se agacha, recoge
se acaba el respiro, se olvidan los cuerpos
y la única cara visible es la del billete.

Mientras las sogas te bajan rápida pero cuidadosamente
he fantaseado con todo esto
para olvidarme de tu cuerpo reposado en la tierra
de esa madera que te va a soportar tantos años más
sin otro fin que el de contener tu descomposición
la familia te deja a montones, se va del cementerio
y solo veo 4 hombres y 8 manos sudadas
en lugar de tu rostro.



Polvo

Echado en el piso
me empapo de polvo
codos, pantalones, zapatos
quizá hace cien años estas partículas
se impregnaron en otro
o tal vez es cierto
que todo es transformado
y el polvo en el que me siento
quizá fue pelo, cenizas
o alguna pluma deshecha por el tiempo.

La tierra brota debajo de mi aldea
y el polvo de las casas descansa sobre ella.
Ahora que reposo
puedo ver cómo ambos se confunden
igual que padre y madre en el hijo
se mezclan a través del sudor de los cuerpos
pasan a ser un solo fluido que el viento
finalmente transporta a otro suelo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: