Roma: la infancia tangible de Alfonso Cuarón

Por Enzo Paolo

 

       Este 24 de febrero se celebrará la entrega 91° entrega de Los Premios de la Academia, también llamados premios Premios Óscar. Para aquellos que frecuentan estas entregas, sentirán ya un sabor amargo por el rumbo que ha tomado el certamen los últimos años, hecho que no parece tener mejora. Para los que no, es propicio que estén al tanto de la poca credibilidad de la instancia, especialmente este año, ya sea por la selección de éxitos comerciales en perjuicio de películas de mayor valor artístico o por tener tan poco respeto por quienes son reconocidos que se ha determinado entregar galardones en medio de las tandas comerciales. Afortunadamente, en medio de esta gran broma se ha hecho espacio a películas excepcionales, siendo la más destacada Roma del excelentísimo cineasta Alfonso Cuarón.

     Nominada un total de 10 Premios de la Academia, la cinta de Cuarón nos transporta al México de 1970, en la colonia del mismo nombre en Ciudad de México. Aquí se cuenta la historia de Cleo (Yalitza Aparicio), empleada doméstica que, junto con Adela (Nancy García), deben apoyar a una madre en el cuidado de sus hijos, al tiempo que viven las distintas dificultades de la época. Inicialmente estrenada en el Festival de Cine de Venecia, festival donde se hizo con el León de Oro, actualmente la cinta se encuentra disponible en la plataforma se encuentra disponible en la plataforma online Netflix.

     Pues bien ¿qué se puede decir de Roma? Demasiadas cosas en verdad, hecho que dificulta tremendamente su análisis. No obstante, uno de los principales aspectos que resaltan de esta obra es el compromiso del mismo Cuarón, el cual realiza una labor titánica en la escritura y dirección del largometraje. El guión fue realizado por medio de la reconstrucción de los recuerdos de su director, mas tiene como principal inspiración Libo, la empleada que trabajaba en su hogar y que fue responsable en gran parte de su crianza. Respecto a esto, no es de extrañar que Cuarón haya tenido especialmente cuidado en la recreación los espacios comunes: el hall, la entrada de la casa, los muebles y el hogar de la servidumbre, distanciado de sus patrones por medio de una escalera enorme; recurso sencillo pero sumamente eficaz para reflejar las desigualdades de la época. Lo vívido de estos espacios se da por medio de una cámara que se mueve suavemente, dejando que la continuidad de estos se manifieste a través de varios paneos, al tiempo que nos otorga una posición de espectador. Y es que en aquellos años el pequeño Alfonso solo tenía 10 años, por lo que la posición que nosotros ocupamos frente a su obra es la que él usó en aquellos años. En este caso, la reconstrucción de la memoria se ve permeada por la inocencia y la distancia con ciertos sucesos, por lo que el personaje de Cleo baila constantemente con los planos, dándonos pistas sobre dónde estaba Cuarón.

roma-alfonso-cuaron-resena-critica-opinion-review-10

 

         Al momento de exponer la trama de esta obra usé la palabra “transportar” de forma consciente, básicamente porque esta película funciona más como un retrato que una narración atractiva, lo que en ningún caso es un aspecto negativo. La genialidad de Roma brilla con mayor fuerza en los detalles, en aquello que sucede en el fondo del plano, en los distintos elementos puestos en escena. Respecto a esto, por una parte, el trabajo realizado en fotografía al implementar el blanco y negro es sumamente efectivo, no solo porque refuerza la sensación de nostalgia que se pretende infundir en el espectador, sino que por adecuarlo a una estética más actual. Esto, a diferencia de lo que se pueda creer inicialmente, favorece la inmersión de los espectadores al no existir una distancia entre la pantalla y el espectador. Por otra parte, toda esta dedicación puesta en cámara opera de forma congruente con el atrezzo implementado, los vestuarios y los distintos aspectos contemplados en escena. Esto se puede apreciar en las distintas escenas donde Cleo transita por la ciudad, fundiéndose con el resto de las personas y espacios. Respecto a este aspecto, es preciso resaltar el trabajo realizado por Eugenio Caballero en la dirección artística, quien merece todos los aplausos y, en el mejor de los casos, el galardón de dicha categoría.

Captura-de-pantalla-2018-12-14-a-las-13.12.27.jpg

       Finalmente, debo hacer un lado los aspectos más técnicos para mencionar el valor histórico y emocional de esta cinta, aun cuando esto último sea totalmente subjetivo. Resulta que hay casi 50 años de diferencia entre los sucesos que narra la película y nuestros tiempos, pero mucho de los temas persisten aunque sea en los recuerdos de generaciones más antiguas. Puede que las calles de tierra, los personajes icónicos de cada localidad o la relación con la calle no llegue de igual forma a todos los espectadores, especialmente a los más jóvenes. No obstante, todo aquel que reproduzca Roma en su pantalla podrá sentir que, por ejemplo, la entrega de una madre soltera es un concepto universal y, lamentablemente, igual de común que en aquellos tiempos. Así como este, existen diversos ejes temáticos abordados en la cinta, pero eso es algo que debe vivir cada espectador sin mayores prejuicios.

     En conclusión, Roma no solo es una película excelente sino que también es sumamente importante, tanto en el panorama del cine mundial como en el enriquecimiento de cada espectador. Es un ejercicio cinematográfico bellísimo que nos pregunta directamente ¿ha pasado realmente el tiempo en nuestra sociedad?

 

 

 

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: